lunes, 7 de junio de 2010

"Un trago de tinta"


En el sentido mas común, la sabrosura de la vida es caminar en las calles sin pensar, quitando las piedritas molestas que suelen hacerte sentir desdichado, satisfacer la existencia incluyéndote en la naturaleza, ser un elemento más, ambulante y curioso.

Se trata de voltear la cabeza al cielo en el momento justo en el que el viento resopla su discurso más deseado y es ahí donde tus ideas salen para dar un paseo, la razón se esfuma en el espacio de la materia gris, entonces tu mente queda fresca con la imaginación como único habitante, flotando, bailando, dando saltos y silbando una canción hasta ahora desconocida para ti.

El agua resuena a lo lejos, las luces aturden tus sentidos de una manera exquisita, los arboles tratan de abrazarte y de contarte cuentos, dejan caer sus hojas para que puedas escribir en ellas, mientras tanto bailas sin preocuparte por el ridículo público, finges estar en un gran salón con olor a nogal, en el hay velas encandiladoras y brillantes que susurran entre si, te dan la bienvenida con una gran reverencia derramando cera llena de un polvo brillante que quizás hayan dejado las hadas, mismas que ejecutan una coreografía sumamente compleja y colorida.

Los duendes sirven la comida, el banquete consiste en traicionar en todo a la estética misma, frutas de colores extraños con olores penetrantes, hojas secas y tintineantes, pastelillos cubiertos de miel con abejas serviciales.Estas listo para pasar la mejor noche de tu vida y sin pensarlo mucho descubres que tienes todo, papel, tinta y el alma sin anclas lista para navegar.

2 comentarios:

Eros dijo...

Leer tu post me hizo pensar en el dia de muertos... Me encanta tu manera de escribir,de ver,de sentir. Creo que no tengo palabras para describir lo magico que resulta leerte. ¿Como es qué tienes ideas tan geniales? Y evades la realidad superficial,por lo que logro sentirme en tu mundo por un rato... y me encanta. Sigue escribiendo linda! Tu niño.

G3B dijo...

Amiga Deca: un placer para mi leerte (por fin).
Admiro cada detalle tan sútil de tus ideas y no me queda más que las ganas de seguir leyendote.
Te felicito y te mando un abrazo!
;)